Avisar de contenido inadecuado

Lo que podemos aprender de los animales

{
}
Del león:

Hacer las tareas con prontitud. Lao Tse dice que hay que hacer lo grande mientras aún es pequeño, incluso dice que hay que hacer las cosas antes de que existan. Cuanto antes se ocupe uno de hacer las cosas, menos complicaciones ulteriores.

De la grulla:

El hombre que controla sus sentidos es como la grulla; esto trae como consecuencia que cumpla todas sus tareas conociendo la potencia del lugar y el tiempo. Es decir, ver lo que es posible, dónde y cuando es posible. El control de los sentidos permite a la persona disponer de claridad mental. De esa manera no actuamos al azar, sin criterio, sin las ideas claras, perdidos.

Del gallo:

Madrugar, luchar (ser capaces de defenderse de uno mismo y de los demás para así proteger a nuestra familia), compartir con la familia y gozar de los frutos del propio esfuerzo. Acostúmbrate a no comer más comida que la ganada con el trabajo de tus manos.

Del cuervo:

Mantener las relaciones sexuales en secreto.
Arrojo: es la capacidad de tomar iniciativa y actuar con presteza y decisión.
Saber retirarse a tiempo: Es la capacidad de no ir demasiado lejos ni de confiar demasiado en el arrojo por sí solo.
Atención: es necesaria para observar la oportnidad de los sucesos y de los actos, los cambios de las circunstacias y las consecuencias presentes.
Cautela: es la parte de la atención que se decica a prevenir los problemas antes de que se presenten, ahorrando así energía para otras activdades constructivas o creativas.

Del perro:

Desear mucho pero contentarse con poco. Desar mucho estimula el progreso, y el satisfacerse con poco elimina la agresión.
Dormir bien pero despertarse con facilidad. Dormir bien fomenta el descanso reparador, mientras que despertarse con facilidad fomenta la claridad mental.
La lealtad supone un sentido del deber. Confuncio dijo que el que ve su propio deber y no lo cumple da muestras de falta de valor.
Ser más valiente moralmente que físicamente.
Ser generoso y agradecido.

Del asno:

Aunque está agotado, lleva su carga. No le importa ni el calor ni el frio. Siempre sigue adelante contento. A veces hay sentimientos de frustración, pero no deben impedir a nadie trabajar. A veces hay mucha presión y a veces hay momentos bajos, pero no deben dominar la mente. Podemos desear cualquier cosa, pero no todo es posible; el saber lo que es sufciente protege del desgaste al alma.

Texto de la Escuela Tántrica Sivaíta
{
}
{
}

Deja tu comentario Lo que podemos aprender de los animales

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre